2017-07-25-PHOTO-00000522

El sueño del piloto Iker Martín

2017-07-25-PHOTO-00000522

Extinbur patrocina al joven piloto burgalés Iker Martin González, campeón de Supercross de Castilla y León

La vida del joven burgalés Iker Martín González no se entiende sin el sonido de una moto. El actual campeón de Supercross de Castilla y León y también subcampeón regional de Motocross se montó en una moto cuando apenas tenía tres años. Fue su padre, gran aficionado al motociclismo como buena parte de la familia, quien le regaló a Iker una moto poco después de que el pequeño aprendiera a andar en bici. “Me di cuenta de que si sabía andar en bici sabría andar en moto y así comenzó todo…”, explica.

Con corta edad, Iker ya comenzó a despuntar en los circuitos locales y poco a poco comenzó a competir en algunas pruebas. Fue a los seis años cuando el deportista pudo participar por primera vez en una carrera quedando segundo. “Comenzó fuerte desde muy pequeño porque llevaba años montando y entrenando”, asevera Juanan Martín, padre de Iker.

Con apenas seis años Iker logró uno de los títulos más preciados, ser campeón de Castilla y León comenzando una brillante carrera deportiva que le posiciona en la actualidad como una de las jóvenes promesas del Motocross en la Comunidad y a nivel nacional donde ya compite.

En este camino, Extinbur ha ha seguido sus pasos y los sigue mediante una fórmula de patrocinio que busca ayudar al joven piloto local a cumplir su sueño: “ser el mejor motorista de todos los tiempos”. Un objetivo para el que cuenta con el apoyo de su familia, de sus entrenadores y de buena parte del mundo del motociclismo local que sigue los pasos de Iker desde hace años.

2017-07-25-PHOTO-00000523

“Siempre ha estado ahí en Castilla y León entre el primer y el segundo puesto”, añade el padre de Iker, que confía su hijo llegue a ser una estrella en un mundo tan complicado en el que, además de suerte, es necesario contar con un buen equipo que te permita mantener posiciones y mejorarlas.
UN EJEMPLO
En el caso de Iker, además de las medallas que gana en la pista, los que le conocen valoran su constancia en los estudios y las “buenas notas” que ha sacado este año. “Nunca ha bajado la guardia y siempre está entre los notables y sobresalientes porque sabe que eso no tiene que descuidarlo”, confiesa el progenitor del piloto.

2017-07-25-PHOTO-00000521
Esta temporada Iker ha conseguido mantener sus posiciones y mejorarlas pese a la lesión que arrastra desde hace unos meses. La mala suerte quiso que cayera de su moto y se rompiera el radio. “Es la primera vez que se ha roto algo”, destacó su máximo seguidor, que mantiene sus esperanzas en recuperar posiciones porque “Iker no corre por ganar, corre porque es su pasión”.